salud

Debemos garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades. Para ello necesitamos un modelo alternativo de salud integral, accesible, de calidad y enfocado en la prevención

 

Nosotros tenemos otra gran obligación con el País. Tenemos que transformar la salud. La salud es esencial para la calidad de vida de las personas y debe entenderse como un derecho fundamental para todo ser humano, independientemente de sus ingresos, edad, condición social, origen o estado de salud.  La salud no puede ser un negocio. El sistema de salud, como está, va a colapsar. Tenemos que tomar la decisión impostergable de garantizar acceso a servicios de salud a los más de 200 mil puertorriqueños que no cualifican para el plan del gobierno que aunque trabajan no pueden costear un plan privado. 

 

Esto se logra comenzando a dar los pasos necesarios hacia un modelo alternativo de salud integral, accesible, de calidad y enfocado en la prevención. Un modelo que opere en beneficio del paciente y en el fortalecimiento de la clase médica y no las necesidades económicas de las aseguradoras. 

Debemos concentrarnos en proporcionar un sistema de salud más eficiente y accesible para lograr mejorar La calidad de vida de todos los puertorriqueños.

Garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos

La calidad del agua, su protección y su conservación son asuntos críticos para el desarrollo sustentable de un país. De igual manera, los recursos marinos y costeros dependen de la sustentabilidad en el uso del recurso AGUA y su interacción con el recurso suelo.

El calentamiento global, el desarrollo costero no planificado y el desparramamiento urbano constituyen serias amenazas para la calidad del agua y nuestro abastecimiento de este recurso. Muchos de los ríos reflejan altos niveles de contaminación química, aguas usadas y sedimentos que eventualmente llegan a nuestras costas. Los humedales y las quebradas se encuentran severamente alterados por procesos como el relleno de humedales y las desviaciones de cuerpos de agua. Esto ha provocado severas sequías e inundaciones costeras que a su vez contribuyen significativamente a los cambios climáticos en nuestra región caribeña.

Es fundamental que unamos esfuerzos con organizaciones ambientalistas para desarrollar estrategias de capacitación y educación para la protección y la conservación del recurso agua, el desarrollo costero sustentable, la viabilidad de fuentes renovables de energía.