desigualdad

social

desigualdad social

La desigualdad social es un problema de derechos humanos.

La pobreza va más allá de la falta de ingresos y recursos para garantizar unos medios de vida sostenibles. La pobreza es un problema de derechos humanos. Entre las distintas manifestaciones de la pobreza figuran el hambre, la malnutrición, la falta de una vivienda digna y el acceso limitado a otros servicios básicos como la educación o la salud. También se encuentran la discriminación y la exclusión social, que incluye la ausencia de la participación de los pobres en la adopción de decisiones, especialmente de aquellas que les afectan.

Para lograr este Objetivo de acabar con la pobreza, el crecimiento económico debe ser inclusivo, con el fin de crear empleos sostenibles y de promover la igualdad. 

Debemos atajar las desigualdades sociales, por razón de nacimiento, origen, orientación sexual, identidad de género, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social. El discrimen y la desigualdad que este provoca solo promueve un país moral y económicamente más pobre.

 

La pobreza y la desigualdad son dos problemas complejos que afectan a Puerto Rico y que han empeorado dada la crisis económica que llevó a más desempleo y pobreza, y a las políticas económicas que ha venido aplicando la presente administración.

 

Más de la mitad de los niños, niñas y jóvenes de Puerto Rico viven bajo los niveles de pobreza. El 60% de los niños crecen en familias cuyos padres no poseen un empleo seguro. El 57% vive en familias monoparentales. De estas últimas familias, el 82% son mujeres jefas de familia, estando un 60% bajo los niveles de pobreza y un 47% son los abuelos quienes están a cargo de sus nietos menores de 18 años.

Para enfrentar la desigualdad social y la pobreza es fundamental apoyar las organizaciones comunitarias en su capacidad capacidad de ejecución de los programas y proyectos de impacto social, y desarrollar acciones que sirvan para un adecuado nexo entre los programas comunitarios y las oportunidades de desarrollo para los más desfavorecidos.

La pobreza tiene que verse de manera integral, involucrando aspectos como empleo, vivienda, educación y salud. Es fundamental que se realice un mayor seguimiento y coordinación entre el gobierno y las organizaciones de interés social, de manera que se pueda reducir la pobreza y la desigualdad social en forma sostenida. Es pertinente señalar que el gobierno no ha abordado de manera integral la problemática social que representa la pobreza y la desigualdad.

Las causas de la desigualdad social son principalmente económicas, culturales y sociales, como lo son el desempleo y los bajos salarios. Pero debemos reconocer que el elevado grado de corrupción propicia la pobreza y el que ciertos grupos se beneficien con los recursos públicos. La desigualdad social es el resultado de un problema social, y no puede observarse meramente como un fenómeno natural. Es fundamental disminuir la informalidad laboral, crear fuentes de trabajo sostenibles y fortalecer la pequeña y mediana empresa, así como establecer políticas que mejoren las condiciones laborales de los trabajadores.

  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White YouTube Icon
  • Pava icon blanco